Pierde el miedo al urólogo y soluciona tus problemas de disfunción eréctil

Para Unidad urológica es muy importante ofrecerte en este blog información clara y amena para que puedas despejar un poco cualquier duda que tengas sobre los problemas propios del sistema urológico. En esta entrada queremos tratar uno de los problemas que aquejan a muchos hombres sin importar edad o condición social, éste es el de la disfunción eréctil, un problema que se convierte en tabú al no ser mencionado abiertamente por muchos, pues está relacionado fuertemente  con las funciones del género.

Por esta razón, queremos resolver una serie de preguntas clave para entender a qué se debe este problema y las posibles soluciones, para que al leer este artículo puedas comprender que es un problema común y que tiene solución si lo atiendes a tiempo  y correctamente. Es importante que te olvides de los prejuicios y de los condicionamientos sociales que te impiden acercarte a un médico urólogo, pues sólo de esta manera podrás saber la causa del problema y tener un tratamiento para recuperar la calidad de vida que mereces.

Empezaremos por definir qué es la disfunción eréctil.

Cuando se tienen problemas para mantener una erección por el tiempo suficiente  para poder tener relaciones sexuales satisfactorias ya podemos hablar de un evidente problema de disfunción eréctil.

¿Qué tan común es este problema?

Muchos hombres han tenido en algún momento de sus vidas problemas para alcanzar una erección al momento de comenzar una relación sexual, esto no significa que el hombre padezca de una disfunción eréctil, este problema esporádico puede deberse a un momento de estrés, cansancio, estar bajo el influjo de algún estupefaciente o simplemente tener un problema de circulación, lo cual no significa que se sufra necesariamente de una disfunción crónica, pero sí puede ser una buena señal para cambiar de hábitos y acudir a una consulta médica especializada para detectar si existe un problema.

En México, se estima que por lo menos seis millones de hombres padecen disfunción eréctil, y si bien es cierto que algunos jóvenes presentan estos problemas, es más frecuente cuando se llega a una edad madura, que es de entre los 40 y los 45 años, creciendo más mientras se alcanza una edad mayor. Dicho problema se acrecienta si además se presentan problemas de hipertensión, diabetes o si se es fumador.

¿A qué se debe la disfunción eréctil?

Dentro del pene existen dos columnas de tejido eréctil, columnas que son llamadas en el ámbito médico como cuerpo cavernosos, que son los responsables de causar la erección, cuando se logra dicha erección, estos cuerpos cavernosos se llenan de sangre haciendo que el pene aumente de tamaño y consiga la rigidez característica de esta función.

En estos cuerpos cavernosos se encuentran unas cavidades llamadas sinusoides, cuando el pene está en reposo o  flácido estos se encuentran vacíos, al momento de producirse una erección, una gran cantidad de sangre es irrigada a los cuerpos cavernosos y los sinusoides se  relajan y funcionan como un almacenamiento de sangre. Cuando estas funciones son llevadas a cabo de manera correcta, es decir cuando el flujo de sangre entra adecuadamente y se tiene un almacenamiento adecuado en los sinusoides, la erección es posible, si estas funciones fallan es cuando se presenta el problema de disfunción.

La disfunción es debida a un problema vascular y neurológico, una serie de estímulos llegan al cerebro, estímulos que son llamados pro-eréctiles y estímulos inhibitorios. Cuando llegan  al cerebro, éste procesa toda la información transmitiendo las órdenes al pene a través del sistema nervioso, la médula espinal y los nervios erectores, pero si existe una enfermedad que afecta al cerebro, a los nervios o a la médula, se puede producir un problema en la transmisión de las  órdenes traduciéndose en un problema de erección.

También, una disfunción eréctil puede derivarse de un problema orgánico, es decir, de origen físico, o de un problema psicológico, como una depresión o una falla en la química cerebral, en muchos pacientes en los que el problema de disfunción es de un origen físico añade por la ansiedad un problema de índole psicológica que termina por agravar el problema.

La disfunción eréctil de origen físico es de las más comunes, y se debe a un trastorno en las funciones del pene y de sus cavidades, al igual que de los mecanismos relacionados.

Existen varios problemas causantes de la disfunción:

1.- La vascular.

Ésta es de las más comunes, se produce por una irrigación escasa de sangre a los cuerpos cavernosos del pene, también puede producir que la sangre que ha llegado no pueda retenerse adecuadamente provocando que el pene pierda la rigidez de manera abrupta. Las causas más frecuentes de los problemas vasculares y de la disfunción provocada por este padecimiento son  la diabetes, la hipertensión, el abuso en el consumo de bebidas alcohólicas, el tabaquismo y un alto colesterol derivado de un sobrepeso y obesidad.

En los hombres que padecen estos problemas y adicciones, la disfunción se presenta como un primer síntoma de la presencia de un riesgo de enfermedad cardiovascular y es el aviso inminente de que ésta seguirá avanzando. Cuando la disfunción se presenta es importante no sólo acudir con el médico urólogo, también se debe tener el diagnóstico de un médico cardiólogo para descartar cualquier problema cardiovascular que pueda agravarse.

2.- Neurológica.

Es provocada por problemas en la transmisión de las órdenes emitidas por el cerebro hacia el pene por medio de la médula y del sistema de nervios erectores.

Este tipo  de problemas son causados por la presencia de diabetes, una cirugía derivada de un problema de próstata o por cáncer en la vejiga, próstata y recto, en estas condiciones el tratamiento para recuperar la posibilidad de una erección es más complejo.

3.-Endocrina u Hormonal.

Cuando existen problemas para generar una buena cantidad de hormona masculina llamada testosterona, el deseo sexual disminuye y con él la facilidad de lograr una erección.

4.- Por consumo de medicamentos.

Algunos medicamentos tiene como efecto secundario los problemas de disfunción eréctil, siendo los medicamentos prescritos para tratar enfermedades como la hipertensión o la depresión son los más propensos a generar este tipo de problemas.

5.- Psicológica

Es otra de las causas más comunes de disfunción y es importante tratar y diagnosticar el problema, pues la respuesta a los estímulos sexuales es generada en el cerebro, y la buena función de ésta depende de un perfecto equilibrio entre los impulsos inhibidores y los impulsos excitadores que se dan dentro del sistema nervioso, toda esta información es procesada por el cerebro para que pueda emitir las órdenes precisas para la función del pene.

Los pacientes que sufren de este tipo de problemas psicológicos no tienen realmente un daño físico, la incapacidad de mantener la erección puede deberse a la ansiedad y el miedo  de no poder lograrla, problemas de pareja, depresión y cualquier tipo de estrés son los principales culpables de la disfunción eréctil psicológica.

¿Puede ser la disfunción eréctil advertencia de una enfermedad mayor?

Las enfermedades como la hipertensión y los factores de riesgo cardiovasculares están ligadas a la falta de erección, muchos estudios han dado resultados que indican que personas que tiene riesgos de padecer un grave problema cardiovascular, tienden a tener problemas de erección.

Debes estar atento a estos avisos del cuerpo, pues de no tratar estos problemas a tiempo no sólo se puede agravar el problema de la disfunción, también corres el riesgo de un problema cardiaco grave que puede derivar en un paro cardíaco, derrame cerebral o la muerte, en el peor de los casos.

¿Qué estudios debo realizar para poder diagnosticar mi problema de erección?

Debes acudir antes que nada a tu médico urólogo experto en salud del aparato reproductor masculino, él te someterá a una serie de exámenes personalizados para poder detectar de manera precisa la causa de la disfunción eréctil. Es de gran ayuda que tengas un historial clínico, que podrá ser efectuado mediante la consulta con tu médico, donde es importante que no omitas ningún detalle pues todo es importante para diagnosticarte de manera correcta.

Después de ser realizada esta consulta e historial clínico, se hará una prueba de sangre para poder determinar qué es lo que la está causando, si el paciente presenta baja en el deseo sexual, es probable que se deba a un factor hormonal y debe ser identificado para poder tratar con la dosis de hormonas adecuadas.

Para cada tipo de problema existe un tratamiento correcto para solucionar los problemas de disfunción eréctil. Para poder recetar el correcto debes atenderte a tiempo, así tendrás también más posibilidades de un éxito pronto en tu recuperación y tratarás también posibles enfermedades que dañen más que tu salud sexual.

Para poder diagnosticar correctamente es importante que acudas ya a tú médico, recupera tu salud sexual y tu vida en pareja, no dejes que el problema se agrave, visita la Unidad de Urología y cambia tu vida.

Publicaciones Recientes

Deja un comentario