peneanaUna de las creencias culturales más populares en el mundo es que el pene representa la masculinidad del hombre, por lo que su tamaño, grosor y funciones son de suma importancia para la gran mayoría de personas, al grado que cuando una de estas características no encaja en los estándares establecidos, sobre todo cuando está por debajo de estos, puede generar muchos problemas al sujeto, principalmente en cuestiones emocionales, de confianza y de autoestima.

Este tipo de creencias se han fortalecido a lo largo de la historia y también han evolucionado, pues en la actualidad la gran mayoría de hombres muestran preocupación por su longitud peneana, no solo por una cuestión personal, sino por el interés creciente en que el desempeño sexual sea adecuado y satisfactorio no para uno mismo, sino para la pareja.

No obstante, a menudo es tan alto el nivel de vergüenza que este tipo de temas tabú generan en las personas, que es difícil acudir a consulta con un especialista, hablar de los posibles inconvenientes que el pene puede presentar y mucho más difícil mostrar este órgano a un desconocido, aun cuando se trata de un profesional.

La cultura es un factor muy importante para el desarrollo psicosocial de las personas, y una vez que el sujeto ha madurado difícilmente se pueden eliminar muchas de las ideas y creencias con que este creció, mucho menos si estas están reforzadas por los estándares sociales. Por esta razón, la importancia del pene para el hombre y la mujer, es un factor inherente a las relaciones interpersonales y sexuales, por lo que cualquier problema con este órgano debe ser tratado, en aras de mejorar este tipo de interacciones.

También derivado de lo anterior, cuando se presenta cualquier tipo de inconveniente con el pene las consecuencias pueden ser variadas, pero en la mayoría de los casos afecta en gran medida la autoestima del sujeto, la confianza que este tiene en sus relaciones interpersonales, sociales y sexuales, genera altos niveles de ansiedad e incluso otro tipo de problemas clínicos y orgánicos.

Sin importar lo machista y superficial que pueda parecer, el tamaño, grosor y buen desempeño orgánico y en consecuencia sexual, del pene, otorga seguridad y confianza al hombre, lo cual puede afectar en gran medida su desempeño en otros ámbitos como el familiar, el laboral y hasta el financiero.

Acudir con un especialista es fundamental por varias razones, que no se limitan al simple hecho de conocer las opciones que se tienen para la elongación o engrosamiento del pene, sino para que el médico realice una evaluación peneana y determine si las características del órgano son adecuadas con base en los estándares, pues también existen los casos en que una persona piensa que su órgano sexual no funciona adecuadamente o que sus dimensiones no son las ideales cuando en realidad todo está en orden. En estos casos otro tipo de atención es necesaria, aunque no necesariamente se descarta el tratamiento médico.

Cabe mencionar que los diferentes tratamientos para alargar o engrosar el pene no son los únicos procedimientos que la urología masculina puede llevar a cabo para solucionar inconvenientes del tamaño del pene. Por su parte, el tamaño y grosor de este órgano tampoco son los únicos motivos de consulta de este especialista.

Existen diferentes condiciones médicas que pueden afectar los órganos genitales y sexuales del hombre, condiciones que se caracterizan por impedir que el pene se desarrolle de una manera adecuada, otras hacen parecer que el pene es pequeño y en otros casos existe un retracción como resultado de alguna lesión, lo que provoca que este órgano quede oculto o atrapado dentro del cuerpo. Cualquier padecimiento de este tipo también es tratado por médicos urólogos, en algunos casos con la participación de cirujanos plásticos.

Cualquiera que sea la condición peneana que se presente, el médico urólogo cuenta con los conocimientos y herramientas para resolver de forma satisfactoria cualquier inconveniente de este tipo, para lo cual es necesario, en primer lugar, que el sujeto pierda el miedo y la vergüenza de tratar cualquier condición relacionada con sus órganos genitales. Después de esto el médico debe realizar una evaluación detallada de la condición y con base en el análisis dar la información necesaria al paciente respecto a su situación y ofrecer las opciones de tratamiento posibles.

En general, las técnicas más comunes y tradicionales que se emplean para solucionar cualquier problema o inconformidad con el tamaño del pene son tres: la elongación, el engrosamiento o la prótesis.

La elongación del pene es una cirugía en la que se realiza una incisión en la base del pene, justo debajo del hueso púbico, para cortar el ligamento suspensorio del pene. El órgano sexual masculino no inicia en la base, en realidad una porción de este, que varía de persona a persona, se encuentra dentro del cuerpo, pero que puede llegar a representar un tercio del tamaño total del pene, porción que se encuentra en esta posición debido precisamente a la sujeción que aplica el ligamento suspensorio.

Este ligamento no tiene función sensitiva alguna ni interviene en algún proceso fisiológico o mecánico, por lo que puede ser cortado sin inconvenientes, y al hacerlo la porción del pene que está dentro del cuerpo se proyecta hacia afuera, permitiendo que el órgano alcance una mayor longitud. Los resultados de esta cirugía peneana varían de persona a persona.

El proceso para engrosamiento del pene puede ser mucho más variado, pues existen diferentes técnicas y métodos para lograr dar más volumen y grosor a este órgano. El método más común implica la inyección de grasa en el pene para dar más volumen al órgano, pero también existen métodos mucho más modernos e innovadores que incluyen la inserción de rellenos dérmicos, productos de origen biológico que aseguran el engrosamiento del órgano con muy bajas probabilidades de efectos secundarios o rechazo.

Finalmente está el uso de prótesis, productos que suelen ser cilindros de silicona u otras sustancias biocompatibles con el cuerpo humano que se introducen mediante cirugía dentro de los cuerpos cavernosos del pene (uno por cada cuerpo cavernoso), lo que ofrece la rigidez necesaria durante la erección para poder tener una adecuada relación sexual.

Existen diferentes métodos y técnicas para llevar a cabo la inserción de la prótesis de pene, que se caracterizan básicamente por el lugar y tipo de incisión que se realiza. De igual forma, existen diferentes tipos de prótesis de pene que se pueden utilizar, que son la flexible, la maleable y la hidráulica. Qué tipo de incisión se realiza y qué tipo de prótesis se utiliza depende del médico, de los resultados de su evaluación y del mismo paciente.

Es importante que los pacientes tengan en cuenta que cualquiera que sea el procedimiento que se realice, los resultados son variables, dependen de las características físicas, fisiológicas y orgánicas de la persona, variables que impiden dar un pronóstico preciso de los resultados y por la tanto no es posible garantizar un promedio de crecimiento del pene.

Para que el pronóstico y los resultados obtenidos sean los mejores posibles, uno de los factores más importantes es acudir a una clínica especializada en el área, que cuente con personal completamente profesional y médicos urólogos expertos. Una de las mejores clínicas en el área y que cumple cabalmente con estos requisitos es la Unidad de Urología en Tijuana.

Ante cualquier problema o inconformidad con el tamaño del pene y cualquier disfunción orgánica de esta estructura, Unidad de Urología está preparada para realizar cualquier estudio o intervención, ofrece la mejor atención y servicio para el tratamiento de cualquier condición peneana y garantiza los mejores resultados posibles, pues a lo largo de su historia, Unidad de Urología en Tijuana se ha caracterizado por su compromiso y excelencia, además de contar con la mejor recomendación: la de los pacientes.