La cultura de la prevención con los urólogos en tijuana

La salud es una de las cuestiones más importantes del ser humano. Tener un buen estado de salud es indispensable para llevar una vida plena. Incluso una mente sana se relaciona directamente con un cuerpo sano. La salud es un equilibrio delicado en el funcionamiento del cuerpo, este equilibrio puede verse afectado por casi cualquier factor externo. Es por eso que es muy importante mantener una buena alimentación, hacer ejercicio suficiente, y revisarse periódicamente con urólogos en tijuana.

Sin embargo, hay enfermedades que no dependen de la deficiencia en nuestro sistema inmunológico para atacar al cuerpo. Tanto las mujeres como los hombres deben realizarse revisiones con el médico. En el caso de las mujeres es más frecuente que desde jóvenes cuenten con la asesoría de un ginecólogo de confianza pero, para los hombres, encontrar un médico suele ser un poco más complicado.

La prevención médica es una cultura en deficiencia, normalmente acudimos al médico cuando un malestar es persistente o con síntomas muy marcados o, en los peores casos, cuando la enfermedad se ha manifestado haciendo evidente su presencia. No obstante, las enfermedades como el cáncer suelen manifestarse en etapas muy avanzadas, en las que es muy difícil que sean erradicadas o incluso controladas. Por ejemplo, los genitales son áreas muy sensibles que se encuentran expuestas a sufrir todo tipo de padecimientos. Es común que la cultura de prevención médica tenga mucho mayor presencia en las mujeres, ya que en los últimos años se han puesto en marcha muchas campañas con el fin de concientizar acerca de las consecuencias de descuidar la salud.

No obstante, como mencionamos, en el caso de los hombres la prevención es mínima o prácticamente nula. Así, las mujeres suelen asistir desde muy jóvenes al ginecólogo pero, por el contrario, los hombres no suelen consultar a los urólogos con regularidad, pese a que el primer contacto con estos especialistas se da justo después del nacimiento, cuando el médico revisa que el sistema urinario funcione correctamente y que los testículos se encuentren sanos y en su lugar; en efecto, los hombres deberían acudir con la misma regularidad al urólogo que las mujeres asisten al ginecólogo. Aunque tradicionalmente se realiza la primera visita pasados los cuarenta años, algunas personas no acuden sino hasta entrados los cincuenta años.

El cáncer de testículo es una de las principales causas de muerte en los jóvenes; es un cáncer muy difícil de detectar en etapas tempranas debido a la falta de cultura de la autoexploración. Sin embargo, con una visita regular al área de urólogos en tijuana se puede detectar y tratar a tiempo y de la manera más adecuada.

En este sentido, quizá los tabúes son la principal causa por la que no se asiste al urólogo. El papel del varón en la sociedad nos impone roles casi imposibles de quebrar. Para un hombre, según el arquetipo socialmente establecido, es muy complicado admitir que tiene un problema de disfunción eréctil, tumoraciones o eyaculación precoz. Admitir cualquiera de estos casos pone en riesgo su hombría, pero no admitirlo pone en riesgo a salud.

De esta forma, si por alguna razón no se acude con regularidad al urólogo, existen algunos síntomas que, si se presentan, deben considerarse como alertas para acudir de inmediato con alguno de los urólogos en tijuana. Uno de los primeros focos de alarma es la presencia de protuberancias o coloraciones fuera de lo normal, estos son indicadores de enfermedades más complejas y son síntomas que, como ya mencionamos antes, muchas veces no son tratados en etapas tempranas.

Los urólogos se encargan de estudiar y tratar los padecimientos del aparato reproductor de los varones, pero también del sistema urinario, tanto de hombres como de mujeres; de hecho, las infecciones en el sistema urinario son muy comunes, la orina puede contener los agentes causantes de la infección, pero también se puede obtener una infección por higiene inadecuada, una enfermedad de transmisión sexual, por coito, e incluso por una ingesta deficiente de agua.

El ardor al orinar, una sensación constante de incomodidad y los residuos de pus o sangre en la orina suelen ser los síntomas más frecuentes, aunque pueden presentarse por otro malestar, por lo que debe evitarse la automedicación y es recomendable asistir al médico en cuanto se perciba su presencia.

Por otro lado, los problemas sexuales son los que motivan más visitas al urólogo. Las enfermedades de transmisión sexual, debido a sus síntomas escandalosos y molestos, son tratadas con rapidez; pero algunas enfermedades pueden estar latentes por algún tiempo sin que se manifiesten en el cuerpo, haciendo posible su proliferación en las personas con las que se sostienen encuentros sexuales. Además de las ETS, la infertilidad suele ser un tema muy tratado por la urología. Se han desarrollado infinidad de técnicas de asistencia reproductiva, por lo que la mayoría de las parejas que no han podido tener hijos de la forma convencional, al acudir con un especialista, pueden obtener alternativas para lograr un embarazo pleno y exitoso.

Por último, la eyaculación precoz y la disfunción eréctil son padecimientos que pueden ser tratados por un urólogo, siempre y cuando su origen sea fisiológico, ya que estos también pueden presentarse por problemas psicológicos, de estrés, o como manifestación de otro problema más grave de salud.

Existe una solución para cada caso, siempre y cuando el diagnostico sea realizado por profesionales para determinar el origen y tratarlo sin afectar de otra forma la salud del paciente. No olvides realizar una visita al urólogo por lo menos una vez al año. Visita a los mejore urólogos en tijuana, visita UDU Unidad de Urología, y cuida de tu salud con la ayuda de profesionales y con las mejores instalaciones al alcance de tu mano.

Publicaciones Recientes

Deja un comentario