Disfunción eréctil en jóvenes

La disfunción eréctil es un padecimiento caracterizado por la incapacidad que tiene el hombre para lograr o mantener una erección firme y mantener así una relación sexual satisfactoria. Este problema puede ser sumamente grave para la autoestima del sujeto y su relación con su pareja y suele ser presentarse con mayor regularidad en hombres maduros, mayores de 40 años y también puede ser la consecuencia de algunos padecimientos cardiovasculares.

No obstante, es necesario que la población masculina (y femenina) sepa y esté consciente que no se trata de un padecimiento exclusivo de hombres mayores, pues hay un gran número de varones jóvenes que son afectados por este padecimiento y, con base en diferentes estudios documentados, debido a cuestiones culturales, las consecuencias y afecciones psicológicas en la autoestima y las relaciones del sujeto joven suelen ser mucho más graves que en hombres mayores.

De hecho, las estadísticas y estudios realizados confirman que el hombre joven que sufre de este tipo de padecimiento presenta mayores problemas a nivel psicológico, en gran medida derivados de lo anteriormente mencionado: cuestiones socioculturales ligadas al machismo e ideas sobre la masculinidad. Esta condición hace que la persona esté demasiado preocupada por fallar o no fallar durante una relación sexual que comienzan a evadir a su pareja, a aislarse y alejarse de los amigos (sobre todo hombres), tienen miedo de hablar al respecto y por vergüenza es común la falta de tratamiento, lo que tiene como consecuencia mayor desánimo y un problema cada vez más serio.

Por lo tanto, es fundamental para cualquier varón que sufre este padecimiento, sin importar su edad, acudir con un especialista en el área lo antes posible y así recibir el tratamiento adecuado y oportuno para mejorar su desempeño sexual y, principalmente, su autoestima y sus relaciones de pareja.

A este respecto, del total de hombres que acuden a consulta por un problema de disfunción eréctil, alrededor del 20% son varones de entre 18 y 25 años. Desde luego, se trata de un porcentaje menor de pacientes y todavía menor si se considera el total de la población de varones jóvenes, sin embargo, es un número importante y considerable que confirma la gravedad de este padecimiento y la posibilidad que tiene cualquier hombre joven de padecer un problema que implique la falta de erecciones firmes y duraderas.

Curiosamente, contrario a lo que sucede con hombre maduros, mayores a los 40 años, la cantidad de jóvenes que acuden a consulta al sufrir un padecimiento de este tipo es mucho mayor, pues nuevamente según las estadísticas que ofrecen diferentes instituciones de salud, un gran número de jóvenes con este problema acuden a consulta e incluso hay una gran cantidad de varones que acuden a consulta únicamente con fines informativos, mas no por padecer un problema de erección, lo cual es excelente para la salud de cualquier persona.

Aún así, la vergüenza sigue siendo uno de los principales obstáculos que todo hombre, joven o maduro, debe superar para poder encontrar solución a un problema de esta naturaleza, sobre todo porque en caso de no ser atendido de manera oportuna, el padecimiento puede agravarse y la persona puede sufrir problemas más serios, pues es necesario recordar que los problemas de erección pueden ser un síntoma de un padecimiento más grave y no el padecimiento en sí.

Por lo tanto es fundamental para todo hombre superar el miedo, la vergüenza y algunas otras ideas de machismo y masculinidad que le impiden solicitar ayuda y atención de forma inmediata y oportuna.

En lo que a las causas de los problemas de disfunción eréctil en jóvenes respecta, estas son exactamente las mismas que provocan este padecimiento en hombres mayores: problemas cardiovasculares, obesidad, diabetes, traumatismos en genitales o zona pélvica, inadecuada circulación sanguínea en la zona genital y pélvica y problemas psicológicos.

Sin embargo, a diferencia de lo que sucede con hombres mayores en quienes los factores orgánicos son la principal causa de este padecimiento, en los hombres jóvenes los factores psicológicos son la causa más habitual de este tipo de problema, pues aunque no lo parezca, factores como el miedo a no satisfacer a la pareja condicionan bastante la respuesta sexual del hombre joven.

De igual forma, un complejo excesivo derivado de la inexperiencia sexual del sujeto, el miedo al embarazo a temprana edad y el nerviosismo general que provoca una relación sexual en los tiempos modernos son factores constantes que pueden provocar problemas al momento de tener una relación sexual, desde la fase de excitación hasta la finalización de la relación sexual que implica obtener y mantener una erección satisfactoria.

Contrario a lo que sucede con hombre mayor, las estadísticas indican que solo el 20% de los casos que se presentan en jóvenes de entre 18 y 25 años están relacionados con algún tipo de alteración o padecimiento orgánica. Sin embargo, cualquiera que sea el caso, es imprescindible que el sujeto acuda con un especialista, un urólogo, para que sea atendido y su problema tratado lo antes posible, pues en caso contrario, como se mencionó anteriormente, el caso se puede agravar y tener consecuencias más serias.

Hay diferentes tipos de tratamientos para solucionar un problema de esta naturaleza, como el uso de medicamentos o tratamiento farmacológico, que es muy común, aunque a veces es suficiente con un tratamiento psicológico que ayude al paciente a controlar su ansiedad y logre así la tranquilidad y confianza para obtener y mantener una erección firme y satisfactoria y en los casos más serios es necesario recurrir a alternativas quirúrgicas o a métodos de tratamiento que implican herramientas tecnológicas y modernas.

Por supuesto, es fundamental contar con una evaluación adecuada y un diagnóstico correcto para poder determinar el tratamiento ideal requerido para obtener el mejor resultado y para ello se requiere acudir con un urólogo profesional, comprometido capacitado y que cuente con las herramientas adecuadas para tratar al paciente.

Y es justo por lo anterior que ante cualquier problema de disfunción eréctil, la mejor alternativa para hombres jóvenes (y maduros) es acudir a la mejor clínica especializada en esta rama, con el mejor equipo de profesionales y las mejores herramientas médicas: Unidad de Urología en Tijuana.

Publicaciones Recientes

Deja un comentario